Moxibustión

Cursos de moxibustión

¿QUIERES APRENDER MOXIBUSTIÓN?

MOXIBUSTIÓN

La moxibustión es un método basado en la estimulación con calor de regiones del cuerpo o de puntos de acupuntura. Para ello se emplea un material que se hace arder y a continuación se aplica al paciente, ya sea directamente encima de la piel o cerca de ésta.

La moxibustión posee las siguientes indicaciones generales:

  • Trata los síndromes de vacío de qi o de yang.
  • Trata los síndromes de frío o de humedad.
  • Trata las enfermedades crónicas.

El material más habitualmente empleado en moxibustión son las hojas de artemisa pulverizadas. Según la medicina china, la artemisa es una planta de carácter yang, de naturaleza tibia y sabor amargo.
A tales rasgos, la artemisa añade su tropismo con los meridianos de Bazo, Hígado, Corazón y Riñón, lo que le otorga una serie de propiedades terapéuticas muy provechosas cuando se usa en moxibustión:

  • Armoniza la circulación de la energía y sangre.
  • Dispersa el frío y la humedad.
  • Calienta los meridianos.
  • Restaura la función de la energía yang.
  • Fortalece el sistema inmunitario.
  • Estimula la formación de glóbulos rojos.
  • Refuerza el qi vital.
  • Alcaliniza el organismo.

La mejor época para cosechar las hojas de artemisa es entre marzo y mayo (meses que corresponden al ascenso del yang). Cuanto más antigua es la artemisa, mayor es el efecto (dice la tradición que «Las enfermedades de siete años se tratan con artemisa de tres años»).

TIPOS DE MOXIBUSTIÓN

Existen dos grandes tipos de moxibustión: directa e indirecta.

En el primer tipo, la moxa llega a contactar con la piel, mientras que en la moxibustión indirecta se aprovecha el calor que la moxa genera sin llegar en cambio a tocar con ella la piel del paciente.

Dentro de la moxibustión directa, distinguimos dos subtipos principales:

  • Cono de moxa
  • Granito de arroz

Y dentro de la moxibustión indirecta diferenciamos otros cuatro categorías:

  • Rollo de artemisa (puro de moxa)
  • Aguja calentada
  • Cono con placa
  • Caja de moxa

Técnicas de moxibustión, I: Moxa directa

Moxibustión con puro

Los puros de moxa consisten tradicionalmente en artemisa prensada y enrollada en forma de cigarro. El puro de moxa permite aplicar distintas técnicas en las que no hay contacto directo entre la materia en combustión y la superficie de la piel. Las dos más habituales son las denominadas «de picoteo» y la «moderada» o «circular».

Técnica de picoteo
Consiste en realizar un movimiento de vaivén con el puro, acercándolo y alejándolo del punto escogido, hasta que la zona alrededor de éste adquiere un aspecto enrojecido. Esta técnica tiene un efecto dispersante.

Técnica moderada o circular
En este caso se mantiene el puro cerca de la piel y se efectúa un movimiento circular, o bien de arriba abajo o de derecha a izquierda. En esta técnica es imprescindible mantener una distancia prudencial, a fin de no quemar al paciente, procurando no alejar ni acercar el puro en exceso.

Aguja calentada

Esta técnica se beneficia de aunar los efectos de la acupuntura y la moxibustión. Primero se escoge el punto y se puntura, y a continuación se coloca una bolita de artemisa encima del mango de la aguja. La artemisa se enciende para así transmitir el calor a lo largo del cuerpo de la aguja y de ese modo calentar el punto.

Las bolitas pueden hacerse con polvo de artemisa o bien con puros ya cortados, que podemos preparar nosotros o bien adquirir ya preparados. En caso de emplear moxa sin humo, existen también unos pequeños capuchones o conos con un agujero en la base para encajarlos fácilmente en la aguja.

Si empleamos una bolita o un trozo de puro de artemisa, es importante no presionar demasiado al insertarla, de lo contrario podríamos clavar la aguja en exceso.

La bola de moxa no debe ser demasiado grande, ya que podría caer sobre la piel o bien doblar incluso la aguja, ni demasiado pequeña, porque entonces no llegaría a calentar la zona. Asimismo, la aguja debe ser lo suficientemente larga, ya que la moxa adquiere gran temperatura y el calor podría quemar la piel.

Cono de moxa con placa

La «placa» consiste en una superficie que se interpone entre la moxa y la piel, con el propósito tanto de evitar quemaduras como sobre todo de sumar las propiedades de la sustancia elegida a modo de placa a las del calor y la artemisa. Las más habituales entre tales sustancias son el jengibre, la sal y el ajo.

Se amasa la moxa en polvo sin apelmazarla y procurando darle una forma cónica, de 1 cm de alto por 1 cm de base. En la zona a tratar, se deposita la sal o bien una lámina de jengibre o de ajo (de unos 2 cm de ancho y unos 3 mm de grosor); en caso de optar por el jengibre o el ajo le practicaremos una serie de agujeros. Se coloca el cono de moxa encima de la placa y se le prende fuego.

Cono de moxa con jengibre
El jengibre tiene naturaleza tibia y sabor picante, y mantiene tropismo por el Pulmón, el Bazo y el Estómago.

Cono de moxa con ajoEl ajo tiene naturaleza caliente y sabor picante, y tiene tropismo por el Bazo y el Riñón.

Cono de moxa con sal
Se utiliza en el punto Shenque (8 RM), situado en el ombligo, con objeto de cortar las diarreas o en caso de extremidades frías.

Caja de moxa

Las cajas de moxa están hechas de madera o metal. Tienen dos partes, separadas por una rejilla; esta rejilla tiende a dilatarse con el tiempo, caso éste en el que deberemos cambiarla.

En la parte superior de la caja se pone la moxa, en forma de trozos de puro cortado (la parte inferior aísla la piel de la moxa para evitar quemaduras). Encendemos los trozos de moxa y dejamos la tapa a medio cerrar (de lo contrario, la moxa se apagaría). La piel deberá quedar enrojecida pero sin llegar a quemarse.

 

Con la colaboración de:

Shanghai University of Traditional Chinese Medicine

nanjing-university-of-chinese-medicine

Nanjing University Of Chinese Medicine

 

SI QUIERES APRENDER LA AUTÉNTICA MEDICINA CHINA,
ELIGE A LOS AUTÉNTICOS MAESTROS